Tengo establecido un protocolo y aunque hay ligeras variaciones personales, raras veces supera los tres meses de proceso. Si durante el camino hubiera algún cambio seré la primera en comunicarlo.

Para conocernos practico una SESIÓN CERO.

Esta sesión es a cero coste para los clientes ya que necesito saber en qué te puedo ayudar, si este proceso es para ti, si eres flexible, si tienes compromiso, si estás preparado.

Después de esta sesión decidirás “con conocimiento de causa” si empiezas el proceso. O no.

Autoestima

Hay muchas maneras para definir la autoestima, pero la que más me gusta es: “Autoestima es la opinión que tienes de ti mismo.”

Esta frase cambia la percepción a muchas personas.

Normalmente nos pasamos la vida trabajando nuestra autoestima a través de otras personas, de lo que quieren de nosotros, de lo que esperan que seamos, de cómo el comportamiento que tenemos con ellos habla de nosotros…

Somos para nosotros. Y cuanto mejor versión seamos de nosotros más felices haremos a los demás.

Valores

La primera vez que me lo preguntaron no entendí ni la pregunta:

¿Mis valores? Pero, ¿valores de qué? ¿qué valores?

No sabía que los valores son los que nos guían, como un barquito en el mar.

Saber cuáles son y por qué son esos y no otros en estos momentos. Si les eres fiel a ellos o no. Si los utilizas en positivo o en negativo.

Saber qué es lo más importante para ti en la vida te ayuda mucho a simplificar relaciones y situaciones. Especialmente contigo.

Creencias

Todos tenemos muchas creencias y hay veces que ni sabemos que lo son.

Creemos que son verdad y punto.

Las tenemos desde siempre, algunas nos las enseñan y otras las vamos cogiendo por el camino, pero es muy importante saber si nos potencian o nos limitan. Saber si se te han quedado pequeñas, o ya no te sirven, o te dificultan la vida.

Pregúntate.

Emociones

¿Qué son? ¿Para qué habitan en nosotros?

No hay emociones positivas o negativas, todas son grandes mensajeras de lo que nos pasa por dentro. Y a su manera tratan de decírnoslo, pero no siempre queremos escucharlas.

A veces son demasiado incómodas.

Aprenderás a gestionarlas y hasta a tenerles aprecio.